Límite cretácico-paleógeno

Cráter Chicxulubeditar

cráter Chicxulub

Estructura de impacto Chicxulub

cráter Yucatán chix.imágenes jpg
de la Misión de Topografía de Radar del Transbordador de la NASA STS-99 revelan parte del anillo de 180 km de diámetro del cráter. Los numerosos sumideros agrupados alrededor de la depresión del cráter sugieren una cuenca oceánica prehistórica en la depresión dejada por el impacto.

cráter de Impacto/estructura

Confianza

Confirmado

Diámetro

a 150 km (93 millas)

Profundidad

a 20 km (12 millas)

Impactor de diámetro

10-15 kilómetros (6.2–9,3 millas)

Edad

66.043 ± 0.011 Ma
Cretácico–Paleógeno límite

Expuestas

No

Perforado

Bólido tipo

Carbonosos chondrite

Ubicación

Coordenadas

21°24’0″N 89°31’0″W / 21.40000°N 89.51667 ° WCoordinates: 21°24’0″N 89°31 ‘0″W / 21.40000°N 89.51667°W

Country

Mexico

State

Yucatán

Chicxulub crater is located in North America
Chicxulub crater

Chicxulub crater

Location of Chicxulub crater

Main article: Cráter Chicxulub

Cuando se propuso originalmente, un problema con la «hipótesis de Álvarez» (como llegó a conocerse) había sido que ningún cráter documentado coincidía con el evento. Esto no fue un golpe letal para la teoría; mientras que el cráter resultante del impacto habría sido mayor de 250 km (160 millas) de diámetro, los procesos geológicos de la Tierra ocultan o destruyen los cráteres con el tiempo.

El cráter Chicxulub (/ˈtiiːkluluːb/; Maya: ) es un cráter de impacto enterrado debajo de la Península de Yucatán en México. Su centro se encuentra cerca de la ciudad de Chicxulub, de la que lleva el nombre el cráter. Estaba formado por un gran asteroide o cometa de unos 10 a 15 kilómetros (6,2 a 9,3 millas) de diámetro, el impactador Chicxulub, que impactó contra la Tierra. La fecha del impacto coincide precisamente con el límite entre el Cretácico y el Paleógeno (límite K–Pg), hace poco menos de 66 millones de años, y una teoría ampliamente aceptada es que la interrupción del clima mundial a raíz del evento fue la causa del evento de extinción entre el Cretácico y el Paleógeno, una extinción masiva en la que el 75% de las especies de plantas y animales en la Tierra se extinguieron repentinamente, incluidos todos los dinosaurios no aviares.

Se estima que el cráter tiene más de 150 kilómetros (93 millas) de diámetro y 20 km (12 millas) de profundidad, en la corteza continental de la región de unos 10-30 km (6,2–18 km).6 millas) de profundidad. Hace que la característica sea la segunda de las estructuras de impacto confirmadas más grandes de la Tierra, y la única cuyo anillo de pico está intacto y directamente accesible para la investigación científica.

El cráter fue descubierto por Antonio Camargo y Glen Penfield, geofísicos que habían estado buscando petróleo en Yucatán a finales de la década de 1970. Más tarde, a través del contacto con Alan Hildebrand en 1990, Penfield obtuvo muestras que sugerían que era una característica de impacto. La evidencia del origen del impacto del cráter incluye cuarzo conmocionado, una anomalía de gravedad y tectitas en las áreas circundantes.

En 2016, un proyecto de perforación científica perforó profundamente en el anillo de pico del cráter de impacto, a cientos de metros por debajo del fondo marino actual,para obtener muestras de núcleos de roca del impacto en sí. Los descubrimientos fueron ampliamente vistos como confirmando las teorías actuales relacionadas tanto con el impacto del cráter como con sus efectos.

La forma y ubicación del cráter indican otras causas de devastación además de la nube de polvo. El asteroide aterrizó justo en la costa y habría causado tsunamis gigantescos, de los que se han encontrado pruebas en toda la costa del Caribe y el este de los Estados Unidos: arena marina en lugares que entonces estaban tierra adentro, y restos de vegetación y rocas terrestres en sedimentos marinos fechados en el momento del impacto.

El asteroide aterrizó en un lecho de anhidrita (CaSO
4) o yeso (Caso 4·2(H2O)), que habría expulsado grandes cantidades de trióxido de azufre de FORMA que
3 que se combinó con agua para producir un aerosol de ácido sulfúrico. Esto habría reducido aún más la luz solar que llega a la superficie de la Tierra y luego, durante varios días, precipitó en todo el planeta en forma de lluvia ácida, matando la vegetación, el plancton y los organismos que construyen conchas a partir de carbonato de calcio (cocolitofóridos y moluscos).

Trampas de Deccaneditar

Artículo principal: Trampas de Deccan

Antes de 2000, los argumentos de que los basaltos de inundación de trampas de Deccan causaron la extinción generalmente estaban vinculados a la opinión de que la extinción fue gradual, ya que se pensaba que los eventos de basalto de inundación comenzaron alrededor de 68 Ma y duraron más de 2 millones de años. Sin embargo, hay evidencia de que dos tercios de las trampas Deccan se crearon en 1 millón de años aproximadamente 65,5 Ma, por lo que estas erupciones habrían causado una extinción bastante rápida, posiblemente un período de miles de años, pero aún un período más largo de lo que se esperaría de un solo evento de impacto.

Las trampas Deccan podrían haber causado la extinción a través de varios mecanismos, incluida la liberación de polvo y aerosoles sulfúricos al aire que podrían haber bloqueado la luz solar y, por lo tanto, reducido la fotosíntesis en las plantas. Además, el vulcanismo con trampas Deccan podría haber dado lugar a emisiones de dióxido de carbono que habrían aumentado el efecto invernadero cuando el polvo y los aerosoles se eliminaron de la atmósfera.

En los años en que la teoría de las trampas de Decán estaba vinculada a una extinción más lenta, Luis Álvarez (que murió en 1988) respondió que los paleontólogos estaban siendo engañados por datos escasos. Aunque su afirmación no fue bien recibida inicialmente, los estudios intensivos de campo posteriores de los yacimientos fósiles dieron peso a su afirmación. Con el tiempo, la mayoría de los paleontólogos comenzaron a aceptar la idea de que las extinciones masivas al final del Cretácico se debieron en gran parte o al menos en parte a un impacto masivo en la Tierra. Sin embargo, incluso Walter Álvarez ha reconocido que hubo otros cambios importantes en la Tierra incluso antes del impacto, como una caída en el nivel del mar y erupciones volcánicas masivas que produjeron las Trampas del Decán Indio, y que pueden haber contribuido a las extinciones.

Evento de impacto múltipleeditar

Varios otros cráteres también parecen haberse formado en la época del límite K–Pg. Esto sugiere la posibilidad de impactos múltiples casi simultáneos, tal vez de un objeto asteroidal fragmentado, similar al impacto cometario Shoemaker–Levy 9 con Júpiter. Entre ellos se encuentran el cráter Boltysh, un cráter de impacto de 24 km (15 millas) de diámetro en Ucrania (65,17 ± 0,64 Ma); y el cráter Silverpit, un cráter de impacto de 20 km (12 millas) de diámetro en el Mar del Norte (60-65 Ma). Cualquier otro cráter que pudiera haberse formado en el Océano Tetis habría sido oscurecido por la erosión y los eventos tectónicos, como la implacable deriva hacia el norte de África y la India.

Una estructura muy grande en el fondo marino frente a la costa oeste de la India fue interpretada en 2006 como un cráter por tres investigadores. El cráter potencial de Shiva, de 450-600 km (280-370 millas) de diámetro, excedería sustancialmente el tamaño de Chicxulub y se ha estimado en unos 66 millones de años, una edad consistente con el límite K–Pg. Un impacto en este sitio podría haber sido el evento desencadenante de las trampas de Decán cercanas. Sin embargo, esta característica aún no ha sido aceptada por la comunidad geológica como un cráter de impacto y puede ser solo una depresión de sumidero causada por la extracción de sal.

Regresión marina del Maastrichtianoeditar

Existe una clara evidencia de que los niveles del mar cayeron en la etapa final del Cretácico más que en cualquier otro momento de la era Mesozoica. En algunos estratos de roca del Maastrichtiense de varias partes del mundo, los últimos son terrestres; los primeros representan las costas y los primeros representan los fondos marinos. Estas capas no muestran la inclinación y distorsión asociadas con la construcción de montañas; por lo tanto, la explicación más probable es una regresión, es decir, una acumulación de sedimentos, pero no necesariamente una caída en el nivel del mar. No existe evidencia directa de la causa de la regresión, pero la explicación que actualmente se acepta como la más probable es que las dorsales del océano medio se volvieron menos activas y, por lo tanto, se hundieron bajo su propio peso como sedimentos de cinturones orogénicos levantados llenos en cuencas estructurales.

Una regresión severa habría reducido en gran medida el área de la plataforma continental, que es la parte del mar más rica en especies, y por lo tanto podría haber sido suficiente para causar una extinción masiva marina. Sin embargo, la investigación concluye que este cambio habría sido insuficiente para causar el nivel observado de extinción de amonitas. La regresión también habría causado cambios climáticos, en parte por la interrupción de los vientos y las corrientes oceánicas y en parte por la reducción del albedo de la Tierra y, por lo tanto, el aumento de las temperaturas globales.

La regresión marina también resultó en la reducción del área de los mares epeíricos, como el Estrecho de Mar Interior Occidental de América del Norte. La reducción de estos mares alteró en gran medida los hábitats, eliminando las llanuras costeras que diez millones de años antes habían albergado diversas comunidades, como las que se encuentran en las rocas de la formación Dinosaur Park. Otra consecuencia fue la expansión de los ambientes de agua dulce, ya que la escorrentía continental ahora tenía que recorrer distancias más largas antes de llegar a los océanos. Si bien este cambio fue favorable para los vertebrados de agua dulce, los que prefieren los ambientes marinos, como los tiburones, sufrieron.

Hipótesis de supernovaeditar

Otra causa desacreditada para el evento de extinción K–Pg es la radiación cósmica de una explosión de supernova cercana. Una anomalía de iridio en el límite es consistente con esta hipótesis. Sin embargo, el análisis de los sedimentos de la capa límite no encontró 244
Pu, un subproducto de supernova que es el isótopo de plutonio de vida más larga, con una vida media de 81 millones de años.

Causas multipleseditar

Es posible que más de una de estas hipótesis pueda ser una solución parcial al misterio, y que más de uno de estos eventos pueda haber ocurrido. Tanto las trampas Deccan como el impacto Chicxulub pueden haber sido contribuyentes importantes. Por ejemplo, la datación más reciente de las Trampas Deccan apoya la idea de que las tasas de erupción rápidas en las Trampas Deccan pueden haber sido activadas por grandes ondas sísmicas irradiadas por el impacto.

Posted on

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.